15 DE noviembre DE 2012 16.41 H.

Haití, volviendo al punto de partida, una y otra vez

Por Mikel Larraza, Delegado de reconstrucción de infraestructuras sociales de Cruz Roja Española. Jacmel. Haití.

Hace año y medio que llegué a Haití, vivo en Jacmel, una ciudad en el Sudeste del país, un precioso lugar de la costa caribeña. Trabajo en la reconstrucción de escuelas que fueron destruidas por el terremoto de 2010. Durante este tiempo, han pasado varios huracanes con sus consecuentes inundaciones, también sequías… y si una cosa tengo clara es la capacidad que tienen los haitianos de volver al punto de partida una y otra vez, después de haber sido continuamente golpeados. Ahí está su fortaleza, vivir al ras de la vida. Al límite de la supervivencia, una y otra vez.

Hoy toca hablar de Sandy, que pasó por el Sudeste dejando muchas lluvias, casi sin interrupción, del miércoles 24 de octubre al sábado 28. Después, lodo, agua por todas partes. Hemos sido testigos de una inundaciones muy graves, mayores que las producidas por el Huracán Isaac, en agosto de este año. Si bien no se ha producido tanta destrucción de viviendas y la destrucción de letrinas no ha sido tan brutal, porque no hubo tanto viento, ha llovido mucho más que en otras ocasiones.

Las familias haitianas, al límite

De 10 comunas que hay en el Departamento del Sudeste, siete de ellas quedaron aisladas. Hoy mismo seguimos sin acceso a algunas zonas, a otras hemos tenido que entrar por mar. Todo esto hace muy difícil evaluar y llevar cualquier tipo de ayuda a lugares que sabemos que han sido afectados, y que solamente hemos podido ver sobrevolando la zona con un helicóptero. Según información de Naciones Unidas, más de un 1,8 millones de personas en Haití han sido afectadas por el Huracán Sandy. Pero, como digo, la historia se repite, este país es extremadamente vulnerable. Con un mes de diferencia, hemos tenido dos ciclones. La sensación que tenemos es de que la gente no se ha recuperado del primero (Isaac), en cuanto a agricultura, sobre todo. Y lo poco que quedaba ha vuelto a ser tocado por otro ciclón. Está siendo demoledor, además, es el momento de mayor gasto familiar del año por el comienzo del curso escolar y la necesidad de pagar la matrícula de los niños. Esto va a afectar muchísimo a la vida de las familias en Haití.

Concretando sobre nuestro trabajo, Cruz Roja Española está apoyando a la Cruz Roja Haitiana, en el Departamento del Sudeste haciendo un censo de los daños y familias damnificadas por el ciclón, centrado en viviendas, agua y saneamiento. Hemos estado trabajando y coordinando las acciones con la Dirección de Protección Civil, Delegación de Gobierno y otras organizaciones internacionales. Al final, nos damos cuenta de que quien realmente tiene medios son las organizaciones internacionales y no el Gobierno.

Mucho por hacer

Como necesidades a corto plazo en las que vamos a tener que trabajar después del paso de Sandy, tenemos: incidir en el problema de inseguridad alimentaria que está por venir, este es el punto clave. Después, salud, agua y saneamiento y promoción de higiene. Tenemos que incidir en trabajar por la calidad del agua, redes de abastecimiento, etc. Hay muchos problemas de fondo y este tipo de desastres pone de manifiesto esta situación. Entonces, ves que de 10 ciudades en el departamento, cinco se quedan sin acceso al agua potable, es una proporción enorme porque las redes de abastecimiento de agua son muy frágiles. Cuando hay inundación, lo primero que se desborda son las letrinas, por lo que hay grandes riesgos de que se produzcan enfermedades. En el futuro inmediato, nos podríamos encontrar con un gran problema de cólera, porque se han destruido muchos UTC (Unidades de Tratamiento del cólera). El problema, otra vez, consiste en rehacer las cosas, es volver a rehacer y reinventar continuamente.

Notamos la indefensión que siente la gente, la dependencia absoluta de los organismos internacionales y una responsabilidad compartida muy fuerte. Nuestra capacidad está en parte sobrevalorada por parte de los beneficiarios, no nos eximimos de ninguna culpa ya que nosotros mismos hemos generado esa dinámica. Yo creo que hemos adquirido unas responsabilidades demasiado elevadas y por eso es fundamental capacitar al Gobierno, para que tomen el relevo de esas responsabilidades. En este sentido, se está haciendo un gran trabajo en preparación para desastres y gestión de riesgos que hay que intensificar, sobre todo en el desarrollo de capacidades dentro del Estado.

En este país hay que generar herramientas que sean perdurables, para que Haití deje de ser tan vulnerable, herramientas que no sean destruidas por futuros ciclones. Además, creo que hay que ir más allá en la sostenibilidad de lo que hacemos, y es donde solemos ser más débiles, nos olvidamos de crear estructuras que aguanten. En Jacmel, por poner un ejemplo de lo que ocurre en todo el país, 20.000 personas no tienen acceso al agua regularmente. Al pasar la emergencia, las personas volverán a la misma situación.

Debemos vincular la seguridad alimentaria a la preparación para desastres, que la gente no lo pierda todo en el campo, que sepan dónde guardar semillas, que se puedan preparar ante la llegada de un ciclón. Que se mejoren las estructuras de agua, que se mejore el saneamiento y cómo hacer mejores letrinas, en lugares más seguros. Muchas viviendas están en zonas inundables, también centros de salud, escuelas. Esto hay que evitarlo a toda costa. Son necesarios planes urbanos en los que se tengan en cuenta crecidas, zonas de amortiguamiento.

Hay que evitar la deforestación para evitar a su vez, estos enormes problemas y vincular todo a la gestión de riesgo. Identificar las zonas de riesgo, regularlo y poder gestionarlo. Eso es desarrollo. La respuesta a una emergencia debe ser mucho más profunda. Lo que Cruz Roja Haitiana hace cuando se presenta algún riesgo, es evacuar a la gente de las zonas peligrosas, y está bien, claro, que está bien, pero esto no tendría que ser necesario.

Mikel Larraza. Cruz Roja Española

 

 

 

  • Temas Relacionados


  • RECIBIR NOTAS DE PRENSA


Los contenidos de esta sala de prensa se rigen bajo la licencia CC BY 3.0 que permite su uso público siempre que se cite la fuente, en este caso, Cruz Roja Española.