11 DE septiembre DE 2017 13.20 H.

Luchando contra el cáncer de mama en el Valle del Jordán

Según datos de la Organización Mundial de la Salud el cáncer se ha convertido una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en el mundo siendo la segunda causa de muerte a nivel mundial, especialmente en los países con rentas medias y bajas.

La detección temprana supone un elemento clave especialmente en los países en los cuales los diferentes tratamientos no se encuentran disponibles como es el caso del Territorio Ocupado Palestino. Para una población de casi 4 millones de personas entre la Franja de Gaza y Cisjordania se cuenta con menos de una decena de oncólogos y tan sólo 4 hospitales que ofrecen servicios de quimioterapia (sin que se encuentre siempre disponible el tratamiento).

Para los servicios de radiología los/as pacientes han de trasladarse a hospitales Israelíes o bien al Hospital privado Augusta Victoria en Jerusalén Este, necesitando en ambos casos contar con permisos especiales de las autoridades israelíes para poder cruzar los puestos de control.

Desde Julio de 2015 Cruz Roja Española (CRE) y la Media Luna Roja Palestina (MLRP) desarrollan una intervención conjunta en la cual se prestan servicios de salud sexual y reproductiva (SSR) a mujeres residentes y beduinas en unas 15 localidades del Valle del Jordán (áreas de Tubas Nablus y Jericó) a través de una clínica móvil gracias a la financiación de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo. El Valle de Jordán supone el 25% del territorio cisjordano teniendo una población aproximada de 44.658 habitantes. El 95% de su extensión es controlado por Israel formando parte de la denominada Área C. En las últimas décadas la situación de su población se ha deteriorado como consecuencia de la extensión de los asentamientos y outputs israelíes; la falta de permisos para la construcción y rehabilitación de estructuras así como las continuas demoliciones. A pesar de tratarse de una las zonas más fértiles de Cisjordania la población local tiene cada vez un acceso más limitado a los recursos naturales de los que históricamente ha dependido su supervivencia (pastoreo y prácticas agrícolas). Este hecho ha incrementado los niveles de pobreza y desempleo que unidos a las restricciones de movilidad y de prestación de servicios han disparado la alarma humanitaria. Bajo estas difíciles condiciones de vida las mujeres están expuestas a una mayor vulnerabilidad, su papel tradicional como cuidadoras, así como el peso de la tradición hace que las mujeres desatiendan su propia salud en pro de otras necesidades de la familia.

Según el Ministerio de Salud palestino el cáncer de mama suponía el 17,8% de todos los casos de cáncer registrados. Las mujeres están expuestas a una mayor vulnerabilidad estructural como consecuencia de la ocupación. Dentro del marco de la intervención la MLRP y CRE han realizado más de una docena de campañas comunitarias para la detección temprana del cáncer de mama en las que han participado alrededor de 600 mujeres contando con la colaboración del Ministerio de Salud palestino. En ellas no solo se intentan vencer los tabús sobre la enfermedad y concienciar sobre la importancia de la salud femenina, sino que se explica cómo identificar posibles síntomas y cómo realizar autoexploraciones que puedan asegurar la detección temprana de la enfermedad contribuyendo a salvar vidas.cancermama-620x256

Estas campañas en palabras de Samar Sawafta, enfermera del proyecto, tienen una gran importancia ya que existe un gran desconocimiento sobre la enfermedad y la detección temprana resulta fundamental para contrarrestar las consecuencias de la enfermedad. Las campañas tienen muy buena acogida entre las mujeres quienes al principio se muestran temerosas.

Samar señala “al acabar las sesiones informativas siempre se nos acercan mujeres a preguntar por síntomas que han identificado o a mostrar preocupación por familiares. Durante una de las sesiones en la comunidad de Ein Al Beida una mujer se acercó a mí, cuando la mayoría de las participantes había abandonado la sala en la que nos encontrábamos, para comentarme el caso de su hermana quien había notado anomalías en uno de sus pechos pero por miedo y vergüenza no quería acudir a un centro de salud pero que después de ese día iba a intentar obligarla a ir convencida de la gravedad que presentaba su caso”.

Días después en el Centro de Salud de Tubas de la MLRP Samar, donde trabaja los días que la clínica móvil no se encuentra operativa, recibió la visita de la mujer con su hermana. En el centro de la salud y tras una revisión por parte del personal sanitario la mamografía y una biopsia confirmaron que F.S de 37 años y con cinco hijos/as padecía cáncer de mama. Su caso fue transferido al hospital gubernamental de Tubas donde tras cirugía comenzó con el tratamiento de quimioterapia a la espera de saber si necesitará radioterapia y con ello un permiso de las autoridades israelíes para poder recibir tratamiento fuera de Cisjordania.

Por Marta Vallina Bayón, delegada de Cruz Roja Española en Palestina.

  • Temas Relacionados


  • RECIBIR NOTAS DE PRENSA


Los contenidos de esta sala de prensa se rigen bajo la licencia CC BY 3.0 que permite su uso público siempre que se cite la fuente, en este caso, Cruz Roja Española.