Guatemala.

9
oct
2017

“Los padres llegan a pagar hasta 90.000 quetzales por niño a los coyotes (11.000€) con el fin de asegurar que no vayan a sufrir maltrato o violación en el camino”

Por Maggi Moreno Lesevic, voluntaria internacional de Cruz Roja Española Amy* me dijo que la disculpara, que tenía que dejarme porque se iba a la entrega de 75 niños y niñas que acababan de llegar deportados de México. Le pregunté si podía acompañarla, se alegró de que se lo pidiese. Eran las siete de la tarde, llovía y estaba muy oscuro porque el alumbrado público es escaso en Quetzaltenango. Llegamos al Hogar de acogida donde hacía apenas dos horas que los menores habían llegado desde la frontera, a la puerta del centro y en la calle se encontraban las familias enteras que venían a recogerlos, la mayoría indígenas con sus atuendos típicos. Me estremecí al pensar por lo que estaban pasando esos padres que habían llegado desde todos los rincones de Guatemala, se les veía cansados y desconcertados, tenían hambre, frió […]


  • RECIBIR NOTAS DE PRENSA


Los contenidos de esta sala de prensa se rigen bajo la licencia CC BY 3.0 que permite su uso público siempre que se cite la fuente, en este caso, Cruz Roja Española.